Opinión

DT de Humo ?

“No quiero hablar de este tema, pero es mi mayor problema” así dice una parte de la conocida canción de Emanuel, cuyo título es parecido al de esta columna, pero ¿de qué otro tema hablar un domingo por la noche? Recuerdo hace un tiempo que mi amigo Álvaro (Avo para los amigos), me recibió en su casa en Temuco (como lo hace cada vez que viajo a la zona del Ñielol), y como de costumbre comentamos de fútbol. Fue en ese viaje que le comenté que llegaba Cavalieri a la banca de Ñublense y lo único que me comentó fué: “ese vende humo”.

Debo reconocer que en su momento defendí la continuidad de Cavalieri. Por ahí los medios tradicionales decían que una condición para que se quedase como técnico, era que debían sacar a Rubén Espinoza, y aunque no me consta bien valía el riesgo que se quedase como DT si echaban al nefasto “gerente deportivo”.

Espinoza se fue, y en comparación con otros campeonatos llegaron reales aportes, pero el DT ha sido un desastre y hoy, fue la consagración de ello. Las “señales” parecían anunciarme que hoy no nos acompañaría el marcador. Como nunca salí tarde al estadio, hicieron el primer gol cuando mostraba mi carnet, al tío de las bebidas lo empujó una señora y le botó las bebidas en plena norte… todo iba mal y terminó peor.

Y es que cuando se desarrollaba el partido la canción me volvía a sonar:

“Y yo qué sé dónde va, dónde vive 
Y todo está mal 
Y siempre es igual 
Y yo qué sé, que no soy detective 
La paso fatal”

Con cada ataque del viejo y querido Magallanes, la pasaba fatal. El comentarista de la radio decía “es tiempo de hacer un cambio”… la gente de mi alrededor decía “debe hacer el cambio, y sacar a ese…” Todo el mundo pedía el cambio en un equipo (sobretodo defensa) que hacía agua, pero en la misma lógica de la canción de Emanuel, Cavalieri:

“No escucha cuando hablo yo 
Sus ojos dicen que no”

Sordo como una tapia, los cambios llegaron tarde (sobretodo el último). Perdimos. Otra vez, perdimos. Sinceramente lo lamenté por las casi 5 mil personas que llegaron, esperanzadas por la épica remontada del domingo anterior. Yo, debo decirlo, estaré siempre (Dios mediante) en el estadio, aunque el conductor del uber me vuelva a decir “va a sufrir al estadio”, pero más lamento lo de hoy, porque quiero volver a ver el estadio lleno. Quiero de corazón que más que Ñublense sea de Chillán, que Chillán (y la región) sean de Ñublense. Hoy nos farreamos más que 3 puntos. Nos farreamos reencantar a la hinchada.

Al oír al DT por la radio, fue escuchar lo mismo que en todas las conferencias anteriores, solo que hoy no entendí eso de que “Los pocos errores nos cuestan caro”… ¿pocos?

“Siempre tú, siempre igual 
Y siempre está todo mal”…

Pareciera que nunca le achuntamos al equipo ideal. Nano Díaz tenía la mejor defensa de 1B y la peor delantera. Astorga por las mismas. Abraham, parejamente malo, ahora la mejor delantera y la peor defensa. Por último queda preguntarse ¿da para ilusionarse este Ñublense tan irregular?

La verdad no sé, solo puedo terminar como empecé, con la canción de Emanuel, porque en 5 fechas, Ñublense:

“Ah, ah me entiende 
Me tantea 
Ah, ah se enciende
Coquetea 
Se evapora…”

Cristobal Catejo Chacón

Profesor de Historia, Geografía y Cs. Sociales.

Hincha de Ñublense.

Columnista desde la mente, relator desde el corazón.

11 artículos

Sobre el autor
Profesor de Pedagogía en Historia y Geografía, Relator en Tribuna Roja. Columnista de Chillán Activo y Chillanense.cl
Artículos

    Agregar un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.